El aprendizaje es tu ticket a una alta vibración

El aprendizaje es tu ticket a una alta vibración. Hace un tiempo estaba orando y pidiendo discernimiento. Me esfuerzo por ver con ojos de amor a todo el mundo, a pesar del daño que puedan causar, y quería saber desde qué perspectiva ver una situación que me estaba quitando la paz con una persona que no estaba alineada a mis valores. Al rato, me surgió esta frase…

“El hecho de que la culebra sea parte del mundo, no quiere decir que tengas que abrazarla.”

No necesitas tener cerca a personas que no están alineadas con tus valores. Es mejor perder un cliente que perderte a ti mismo.

A veces pienso mucho en qué compartirles porque sé que podría llegar a influir en su forma de ver las cosas. Esta semana tuve una experiencia fuerte con un cliente que saqué de mi contenedor. No suelo sacar a personas de mi contenedor, pero imagínate todo lo que sentí y sucedió para que mi equipo y yo tomáramos esa decisión. Me hizo salirme de mi centro varias veces en estos últimos meses.

¿Quieres leer mis aprendizajes?

Primero, te doy contexto del Cliente NO ideal:

Sus constantes exigencias me drenaban. Su forma de hablarle a mi equipo y a mí era desde la prepotencia e irrespeto. Su forma de pedirme las cosas la mayor parte del tiempo era desde la exigencia y queja. Pasaron muchas otras cosas en estos últimos meses con esta persona que me impacta haber tenido tanta paciencia para dejar pasar cuatro meses tolerando estas actitudes.

Mis aprendizajes del cliente NO ideal:

  • Blindarme a nivel espiritual, mental, emocional, energético, legal y laboral. Me di cuenta de que había cosas que podía optimizar y pulir en cada uno de estos aspectos para protegerme en todo nivel.
  • Proteger mi energía es más importante de lo que pensé. Mi energía y mentalidad es mi zona de genio. Al estar en mi centro, puedo ayudar a más personas con su resultado extraordinario.
  • Estamos creando un sistema de Red Flags 🚩 para evitar clientes así.

Más lecciones del cliente NO ideal:

Por más que intentemos ayudar a una persona, a veces sus patrones son tan fuertes que nunca verán todo lo que hicimos por ella. Al reconocer su hábito desde el inicio, pudimos evitar este desgaste retirándola del contenedor antes.

Pensar que “esto jamás me pasará” evita que te prepares para situaciones fuertes. Si ya estás preparado para lo peor desde el inicio, es más difícil que una situación así quite tu paz.

Estas experiencias me han enseñado a valorar mi energía y a ser más consciente de las personas con las que decido rodearme. Proteger nuestro bienestar y mantenernos en nuestro centro es esencial para poder seguir ofreciendo lo mejor de nosotros a quienes realmente lo aprecian y valoran.

Si quieres ver todo el contenido que te comparto en inspiración, sígueme en Instagram y activa la campanita de notificaciones 👇🏻

Pin It on Pinterest